Archives

diciembre, 2015
Yo, emprendedora social

Yo, emprendedora social

Este es un post invitado de Rosario Ahumada. Nerdcube.club


Si miro hacia atrás siempre fui una emprendedora social solo que descubrí el termino hace un par de años cuando tuve el privilegio de trabajar para un concurso cuyo fin era promover el espiritú emprendedor en los jóvenes en la Ciudad de Buenos Aires. Mi trabajo consistía básicamente en animar a esos emprendedores en potencia a transformar uns idea en un proyecto implementable, fue un camino increíble adonde no solo ayudé a co-crear muchos proyectos innovadores sino que yo también me fui formando y aprendiendo.

Hace unos meses, después de diez años de vivir en  Buenos Aires, decidí volver a la provincia que me vió crecer: San Juan, convencida que todas estas cosas geniales que pasaban en la ciudad merecían ser replicadas en el interior.  Volví con un proyecto en mente para el cual el  contexto sanjuanino fue propicio para poner manos a la obra, en Agosto de 2015 luego de un llamado, dos mails y una reunión nacía JUNO-Trabajos remotos junto a su primer cliente.

JUNO es la sintesís de un montón de aprendizajes que conjuga tres ideas principales: la importancia del rol de la mujer en el hogar, el balance trabajo-familia y el trabajo como medio de realización personal y motor del desarrollo.  JUNO brinda servicios a empresas e individuos empleando a mujeres que no pueden obtener un trabajo fuera de su hogar. Hoy, luego de 3 meses, trabaja con dos empresas, nuclea a más de 15 mujeres que no solo buscan trabajo si no que desarollan sus propios emprendimientos y  emplea a 4 mujeres que trabajan desde su casa pocas horas por dia lo cual les permite seguir cumpliendo con su rol fundamental de mamá y/o ama de casa a la vez que perciben un ingreso extra que no solo impacta en su economía familiar si no también en su autoestima.

Siempre me apasionó la idea de poder mejorar la vida de las personas que no habían tenido las mismas oportunidades que yo, al principio pensé que mi lugar era la política partidaria sin embargo luego entendí que desde las empresas y otro tipo de organizaciones también podía impactar en la vida de las personas. JUNO  busca  crear oportunidades, colaborando junto a  otras empresas, organizaciones y Estado en la construcción del bien común.

Mi mayor satisfacción es ver que algo que surgió como una idea que entraba en una hoja de papel hoy es una realidad que me anima a seguir construyendo. Mi reto es que las mujeres que se unan a JUNO vean esto como un trampolín hacia otras oportunidades, que las potencie transformándolas en mujeres de acción, responsables y determinadas que puedan construir su  hogar con todo lo que esto implica.

Entre los cientos de desafíos que tengo creo que dos son primordiales, por un lado hacer crecer a JUNO creando un equipo que acompañe este crecimiento y por el otro, sumar voces en el interior de Argentina que busquen revalorizar las habilidades que hacen a un emprendedor  las cuales me gustan sintetizarlas en esta frase: “Hagalo ud mismo” . No hace falta tener una startup valuada en miles de doláres para adjudicarnos el título de emprendedor, de hecho no hace falta tener un emprendimiento, ser emprendedor es una actitud en la vida. Y con respecto a esto, estoy convencida que las mujeres, desde el pequeño gran rol que les  toca al liderar una familia y un hogar son las primeras en emprender y uno de los principales agente de cambio.

No podría  dar consejos ya que considero que aun me falta mucho que aprender, sin embargo si pudiera decirle algo a las mujeres que transitan los venititantos con un título en la mano y un trabajo promedio que no las hace feliz les diría que se animen a intentar eso que les gustaría hacer, aunque al principio piensen que no podrian vivir de ello. Tenemos la suerte de vivir en una epóca adonde tenemos acceso a las  herramientas necesarias para construir nuestro propio camino y aunque suene trillado cuando uno ama lo que hace y se esfuerza el reconocimiento y el financiamiento llega –casi- solo.

Como leí alguna vez por ahí “Algun dia es mucho tiempo”, empezá hoy.

 

Rosario Ahumada , Polítologa, fan de hacer que las cosas pasen. Innovación en Nerdcube – primer incubadora en Cuyo.

 

Cumplimos 1 año: ¡Feliz día Emprendedoras!

Cumplimos 1 año: ¡Feliz día Emprendedoras!

Hoy 12 de diciembre celebramos el primer año de la declaración del Día de la Mujer Emprendedora de América Latina y el Caribe.

Desde el 12/12/14 a hoy hemos logrado muchas cosas que nos parecían inalcanzables  y llevado adelante muchas actividades en pos de robustecer el ecosistema emprendedor femenino:

Read more →

Rompiendo Paradigmas: Soy Mujer, soy científica, soy emprendedora.

Rompiendo Paradigmas: Soy Mujer, soy científica, soy emprendedora.

Este es un post invitado de Mirna Sanchez, Co-fundadora de 2ML .


 

Con 29 años puedo decir que he montado tres emprendimientos y que cada uno de ellos me ha expuesto a desafíos completamente, permitiéndome desarrollar diferentes cualidades. Mi primer emprendimiento estuvo inserto dentro de la industria cosmética, hoy puesto en stand-by hasta encontrar el equipo adecuado para seguir llevándolo adelante. El segundo de ellos está relacionado a la educación, continúa en crecimiento y con éste he aprendido que muchas veces delegar un negocio debido a que nosotros hemos cumplido nuestra etapa en el mismo, es la manera más inteligente de que éste siga creciendo.

Finalmente, mi última y más anhelada apuesta, 2ML, una startup de base tecnológica donde logro fusionar mis dos grandes pasiones: la ciencia y los negocios.

Como le sucede a muchos colegas investigadores siempre vivía en la dicotomía de hacer investigación científica o convertirme en una emprendedora. En mi coexistían ambos perfiles igual de dominantes mas debía optar solo por uno, ya que tradicionalmente, ambos no podían ser adoptados.

Desde niña había soñado con tener una empresa y del mismo modo amaba la ciencia. Cuando la adultez me encontró siendo una visionaria biotecnóloga supe que tener la dualidad de investigadora-CEO de mi propia empresa iba a ser una realidad. Mi objetivo fue romper el paradigma de “eres mujer emprendedora o eres mujer científica” por un “eres mujer emprendedora y científica”.

Hice una carrera académica de posgrado teniendo siempre presente mi objetivo. Orienté las investigaciones con el fin de generar nuevos productos de impacto en el área diagnóstico y generando soluciones a las problemáticas que observaba en mi trabajo diario como científico. Así, finalmente nació 2ML, una startup de base tecnológica fundada por tres científicos, liderada por una mujer y en cual se desarrollan tareas de I+D con el objetivo de generar nuevos productos, siendo fieles creyentes que la investigación científica articulada de la manera correcta con las necesidades del mercado posee una potencialidad de negocio muy atractiva.

Del mismo modo y como objetivo personal deseaba mostrar al mundo de los negocios y al científico que las startups/liderazgo no son cuestión de testosterona. Las emprendedoras podemos lograr la transformación de riesgos en realidades tangibles imprimiéndoles un toque diferente al masculino porque en definitiva, la capacidad de acción no entiende de género ni profesión, sino de personas con potencial de impacto.

Emprender en Ciencia, no es una tarea fácil porque la ciencia per se no es fácil y emprender, como lo sabrán, es salir de la zona de confort. Mas cuando uno logra combinar sus pasiones, la magia sucede. El esfuerzo debe duplicarse, la tolerancia al fracaso debe ser alta y la impaciencia, característica típica del emprendedor, debe comenzar a entenderse e ir de la mano con los tiempos de la ciencia. El científico debe abandonar su lenguaje netamente técnico y aprender a comunicar su proyecto en el

lenguaje de los negocios, identificar que es lo importante remarcar dependiendo el público al cual se dirige y sobre todo entender que el aspecto económico relacionado al proyecto es tan importante como el desarrollo tecnológico que ha realizado. El científico aprende a mirar su desarrollo con objetividad y en función de mercado adquiriendo la capacidad de evaluar su proyecto desde el punto de vista científico como así también del de los negocios.

Hoy, aparte de ser mujer-científica-líder de 2ML, trabajamos arduamente junto con la Universidad Nacional de Quilmes en la promoción del desarrollo de profesionales con dicha dualidad. Creemos en la potencialidad de los proyectos que pueden generar y apostamos al inicio de un cambio en el paradigma. Personalmente, promuevo que cada vez más nazcan proyectos biotech liderados por mujeres porque sé que se pueden lograr y que la forma de liderazgo femenino posee colores diferentes, dándola una impronta diferente al proyecto.

En el camino emprendedor, lo más importante es definir que desea cada una realmente hacer, encontrar el propio motor y como dice Marta Cruz, una gran referente para mí, tener foco, consistencia y pasión.

En mi caso, supe que cada decisión tomada conllevaría sacrificios, difíciles medidas por tomar y por sobre todo un arduo camino en búsqueda de la ruptura de un paradigma fuertemente impuesto. A pesar de todo ello, buscaba trascender una barrera mientras cumplía un sueño……..y rompiendo paradigmas, transcendemos.

 

Mirna Sanchez  nació en Buenos Aires en el año 1986. Realizó sus estudios de grado en la Universidad Nacional de Quilmes, titulándose como Lic. en Biotecnología. Posteriormente, en al año 2010 comenzó sus estudios doctorales en UNQ siendo becaria de Consejo Nacional de Investigaciones Científicas de Técnicas (CONICET), dos años más tarde fue ganadora de una beca del Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD) para realizar una instancia de investigación en un laboratorio de excelencia en Alemania, fue así como residió dos años en dicho país. En el año 2015 finalizó sus estudios doctorales. Como emprendedora, hace tres años comenzó con la idea de crear una EBT (empresa de base tecnológica). Hoy, luego de haber ganado numerosos concursos de emprendedores y haber transitado parte del camino como emprendedor tecnológico, 2ML es un hecho. Sabiendo que queda mucho camino por recorrer, aprender y bajo el lema que promulga en 2ML “Nunca retroceder, no es la dirección en la que vamos”, Mirna avanza.

Ambientes colaborativos ¿utopía o realidad?

Ambientes colaborativos ¿utopía o realidad?

Este es un post invitado de Gabriela Fabrizio, Directora de Comunicación de VU.


Desde VU Security estamos totalmente convencidos que el éxito de un equipo está en su diversidad, entendiendo a este concepto como el potencial que aporta a un grupo de trabajo contar con perfiles de distintas disciplinas, edades, orígenes y sexo.

En este sentido, desde la propia experiencia, se considera fundamental que los equipos de trabajo fomenten la diferencia de sus integrantes, ya que de esta forma se enriquece cada miembro y la capacidad de reacción suele ser directamente proporcional a la versatilidad que exista entre los miembros.

Según un estudio de la Asociación Americana de Sociología, “por cada 1 por ciento de crecimiento en la tasa de diversidad de género y étnica en la fuerza laboral, hay entre 3 y 9 por ciento de incremento en los ingresos de ventas”. Estos datos demuestran el motivo por el cual los ambientes colaborativos logran el cumplimiento de sus objetivos de manera más efectiva.

Algunas de las variables que influyen a la hora de formar equipos son la formación, valores, cultura, ética, actitudes, creatividad. Todas ocupan un rol fundamental y son atributos que distinguen a una persona de otras.

Contar en la compañía con un grupo heterogéneo significa un desafío para quienes llevan adelante posiciones de liderazgo, pero también representa una importante ganancia por su aporte al capital intelectual y también social, tanto de los miembros como de la organización en sí.

Es importante tener en cuenta que un buen líder debe conducir a que cada persona aprenda a explotar y valorar sus fortalezas, reconociendo cuál es su mayor habilidad, qué puede aportar a un equipo, con qué se diferencia de forma positiva. Un líder debe proporcionar un ambiente de trabajo en el cual todos se sientan parte del equipo, donde la diversidad sea motor de cambio y donde los miembros no teman el rechazo por expresar su visión. Los beneficios suelen verse a largo plazo y no todo el mundo está dispuesto a colaborar con compañeros de distinto perfil.

Un equipo con perfiles complementarios en el que las fortalezas de unos complementen las debilidades de otros facilita la gestión y aumenta las probabilidades de alcanzar metas y objetivos. De esta forma, las estructuras de negocios se hacen más planas y menos jerárquicas, fomentando la innovación y la iniciativa.

En VU se da que hay miembros del equipo que son padres, otros que tienen perfil profesional, otros son simples fanáticos de lo que hacen, pero en el fondo todos comparten una pasión. Contar con mujeres en los roles directivos, nos favorece a poder concretar decisiones rápidas, certeras y con un excelente grado de análisis. Al mismo tiempo, es fundamental ver en detalle las cuestiones salariales para no generar ningún tipo de diferencia.

Cuanto más multifacéticos son los perfiles, mayor es la retroalimentación y el aprendizaje. Por ello, los desempeños individuales no deben ser estáticos, para poder multiplicar las sinergias del equipo. En un mundo cada vez más globalizado, con la tecnología en un rol preponderante, hace evidente que un equipo diverso estará más preparado para resolver cada situación que se presente, por contar con diferentes puntos de vista y experiencias.

En conclusión, en el contexto actual donde las fronteras tienden a desaparecer, valorizar la diversidad en el ámbito corporativo más allá de ser un compromiso, es una cuestión de negocios y de saber maximizar las oportunidades.

Gabriela Fabrizio, Directora de comunicación y marketing en VU Security. Licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales, con amplia experiencia en áreas de Comunicación, RSC y Relaciones Institucionales, tanto en consultoría como en compañías multinacionales. A su vez, Magister en Relaciones y Negociaciones Internacionales.