Archives

mayo, 2015
“You have to be the smartest in the room, you have to have the brightest ideas.” – Gwyneth Ketterer

“You have to be the smartest in the room, you have to have the brightest ideas.” – Gwyneth Ketterer

A new edition of Startup Grind Buenos Aires is around the corner. This time, the global startup community will be hosting Gwyneth Ketterer, Professor of Finance and Economics at Columbia Business School, COO of Irving Place Capital and one of the members of the boards of Women’s Association of Venture and Equity (WAVE) and University Women’s Club of Argentina. Before the event takes place, NXTP Labs talks with her and gets to know more about how she entered the business and the role women have today in Wall Street. She emphasizes, “Go were the men are”.

Post by Lindsey O’Dell, NXTP labs


How did you become interested in Finance?

My dad was a professor in Electrical Engineering, he was a scientist, and his view was that people don’t do business, they do something humanitarian and then they read Barron’s on Sunday and make investments. I was fascinated because I didn’t understand what Wall Street was, and I thought: “Well, why can’t I figure this out?”. I got a degree and, to be honest with you, all the guys were going to Wall Street to try and get these jobs on Wall Street. I was competitive too and I said: “Ok, I’m gonna go and do that too”. You get hooked, Wall Street is like a drug: the pace, It’s another language, the pressure, the stress. It’s addictive, frankly.

Where you often the only women on these teams?

Always.

Did you ever walk into a meeting and say: “Okay, I have to prove myself first thing”?

Absolutely. You have to be the smartest in the room, and you have to have the brightest ideas. You have to somehow muscle up the confidence to speak your mind, have courage and work harder than anybody else. You never play the female, you never cry, you try to never show emotion.

It seems that Private Equity was very political. How did you find a mentor?

I only had one, my Head in Europe. He was the only man that I ever knew in Wall Street that was confident enough with himself and his own brain power to hire the smartest people around him, and he knew that women worked harder. So, for a few years I did have somebody, but that was it.

Is that why you decided to teach for Columbia Business School?

I had gone to Columbia and had lunch with someone one day. And this person asked: “Would you consider teaching?”. I said: “I don’t know”. I was very flattered. It was my chance to prove to myself I could be like my dad. The truth, it was more work than any project I’ve worked on in Wall Street, teaching and designing the first course in private equity.

Did you find that teaching was a good opportunity for you to act as a mentor?

It was. In fact, the reason I decided to design a class in private equity and teach it was so that students that didn’t know what it was could know about it. The course wasn’t geared for the guy who had worked on Wall Street, it was geared for everybody else who doesn’t understand how investment or private equity or venture impacts everybody’s life: whether it’s the shirt that you’re wearing or you’re an accountant, a lawyer or you’re in an industry and your company gets bought. It’ll touch everybody. You have to understand it, so that’s why I designed the course. I think I helped encourage a lot of people to enter and think about the industry.

How would you encourage women to find their mentors?

You have to find somebody that’s confident and comfortable with who they are and what they have achieved. They’re going to be the best mentors. You have to be careful: when we talk about mentor, we think about somebody that will take you under their wing and help you develop and grow and all of that. That’s a big undertaking for anybody. To find one person that’s going to do all that, it’s kind of an awesome thing. I’d encourage people to limit the expectations they have and take something small from more people than looking for the one silver bullet.

What advice would you give investors in terms of investing in men vs women?

I think that the beauty of investing in women is that women are much more capable, smarter, they can multitask, and I think what’s particularly valuable about women is that women, especially women that have kids, have better psychological insight into people. Today, the biggest impact on success in private equity on venture is the person and I think women are better tailored, psychologically, to evaluate people.

You ask me the skill that my male partners lack: people sense. They had excellent financial skills, due diligence, legal etc, but when it came to looking that guy in the eye and knowing whether or not he could actually deliver on what he was saying, I don’t think they had as good of feel, and that’s the skill. That’s certainly the skill here, it’s the person. Forget the idea, these guys invest in whatever, but it almost doesn’t matter if you’ve got the right person.

What would your advice be to women in business?

Don’t ever go into a nonprofit center, don’t go into HR or back office or all those things they think women should go into. Find the area where there’s only men, and that’s where all the money is and that’s where you want to be.

To attend the next Startup Grind Buenos Aires on May 19th, click here.

Biography of Interviewee: Gwyneth Ketterer is a Professor of Finance and Economics at Columbia Business School, where she created and teaches a course in the fundamentals of private equity. Most recently, Ms. Ketterer was Chief Operating Officer and co-founding Partner of Irving Place Capital (“IPC”), which formerly was Bear Stearns Merchant Banking (“BSMB”). Prior to BSMB, Ms. Ketterer served as Senior Vice President of the Merchant Banking Division of Lehman Brothers Inc. and a member of Lehman Brothers’ Investment Screening Committee. Ms. Ketterer currently resides in Buenos Aires, Argentina with her two children.

“Debes ser la más inteligente, debes tener las ideas más brillantes.” – Gwyneth Ketterer

“Debes ser la más inteligente, debes tener las ideas más brillantes.” – Gwyneth Ketterer

Una nueva edición de Startup Grind Buenos Aires está a la vuelta de la esquina. En esta oportunidad, la comunidad global de startups será anfitrión de Gwyneth Ketterer, Profesora de Finanzas y Economía en Columbia Business School, COO en Irving Place Capital y uno de los miembros del Board de Women’s Association of Venture and Equity (WAVE) y de University Women’s Club de Argentina. Antes del comienzo de este gran evento, NXTP Labs habla con ella para conocer más acerca de cómo ingresó al negocio y el rol que tiene hoy la mujer en Wall Street. “Vayan a donde están los hombres”, enfatiza.

Por Lindsey O’Dell de la editorial de NXTP Labs


 

¿Cómo comenzó en el mundo de las finanzas?

Mi padre era profesor de Ingeniería Electrónica. Él creía que las personas no hacían negocios sino cosas humanitarias, leían a Barron los domingos y hacían inversiones. Yo estaba verdaderamente fascinada porque no entendía qué era Wall Street y pensé: “¿Por qué no puedo resolverlo?”. Tengo un posgrado y, para ser honesta, todos los hombres estaban yendo a Wall Street para intentar obtener esos puestos de trabajo. Yo también era competitiva, y me dije: “Voy a ir hasta allá y voy a hacerlo”. Pero Wall Street es como una droga: es otro lenguaje, la presión, el stress. Francamente, adictivo.

¿Era usualmente la única mujer en esos equipos de trabajo?

Siempre.

¿Cómo fue esa experiencia? ¿Ingresaba a una reunión y pensaba: “De acuerdo, tengo que probar lo que soy”?

Absolutamente. Debes ser la más inteligente, debes tener las ideas más brillantes. De alguna forma, tienes que hacer crecer tu confianza para hablar desde lo más profundo de tu mente, tener coraje y trabajar más duro que nadie. Nunca juegas a ser femenina, nunca lloras, tratas de jamás mostrar emociones. Nunca me pedí tiempo para mí.

Si el capital privado era algo tan politizado, ¿cómo encontró un mentor?

Solo tuve uno, mi superior en Europa. Fue el único hombre que conocí en Wall Street que era lo suficientemente seguro de sí mismo y del poder de su mente para contratar a las personas más brillantes y tenerlas alrededor suyo. Sabía que las mujeres trabajaban más duro. Así que, por un tiempo, tuve a alguien. Pero eso fue todo.

¿Es por ello que decidió enseñar en Columbia Business School?

Había ido a Columbia y me senté a almorzar con alguien un día. Esta persona me preguntó: “¿Estarías interesada en enseñar?”. Yo dije: “No lo sé”. Estaba muy halagada. Era mi chance de probarme a mí misma que podía ser como mi padre. La verdad, fue más trabajo del que jamás haya tenido en un proyecto en Wall Street.

¿Cree que la enseñanza fue una buena oportunidad para actuar como mentora?

Lo fue. De hecho, la razón por la que decidí diseñar clases de Capital Privado y enseñar la materia fue para que los estudiantes entendieran de qué se trata. El curso no fue pensado para aquellos que trabajaron en Wall Street; lo fue para los que no entienden cómo las inversiones, el capital privado o las empresas impactan en la vida de todos nosotros. Creo que ayudé a que mucha gente ingrese en esta industria y la piense de otro modo.

¿Cómo alentaría a las mujeres a encontrar mentores?

Debes encontrar a alguien lo suficientemente confiado y cómodo con lo que es y con lo que ha conseguido. Esas personas serán los mejores mentores. Debes tener cuidado: cuando hablamos de mentores, pensamos en personas que te llevarán bajo su ala y te ayudarán a desarrollarte y crecer. Es algo grande. Y encontrar una persona que haga todo eso es realmente algo genial. Alentaría a las personas a limitar sus expectativas y tomar algo pequeño de muchas personas, en lugar de buscar una bala de plata.

¿Qué consejo le daría a aquellos inversores que están buscando invertir capital en términos de hacerlo entre hombres o mujeres?

Creo que la belleza de invertir en las mujeres radica en que son más capaces, inteligentes, pueden hacer más cosas a la vez y, por otra parte, creo que lo que es particularmente valorable acerca de ellas es que, en especial las que tienen hijos, tienen mejores insights psicológicos hacia las personas.

¿Qué les recomendaría a las mujeres que estén en el negocio?

Nunca te sumes en una organización sin fines de lucro, en RRHH, como back office o en cualquier otro lugar en donde se piensa que las mujeres tienen que estar. Encuentra un área en donde solo haya hombres, allí es donde está el dinero y donde quieres estar.

Para presenciar el próximo Startup Grind Buenos Aires el 19 de mayo, haz click aquí.

Biografía de la entrevistada: Gwyneth Ketterer es profesora de Finanzas y ciencias económicas en Colombia Business School, donde creó y actualmente enseña un curso sobre los fundamentos en capital privado. Más reciente, Sra. Ketterer era Director de Operaciones y Co-Fundadora de Irving Place Capital (“IPC”), anteriormente Bear Stearns Merchant Banking (“BSMB”). Antes de BSMB, Sra. Ketterer sirvió como Vicepresidente Senior del División de Banca Mercante para Lehman Brothers Inc. y una socia del Comité de Selección de Inversiones de Lehman Brothers. Actualmente, reside en Buenos Aires con su familia.

Lo que nos dejó #TechCampARG

Lo que nos dejó #TechCampARG

Colaboración de Nora Palladino, Regional Marketing Manager de NXTP Labs.


 

Me gustaría contarles cómo fue la experiencia de #TechCampARG. El 7 y 8 de Mayo nos reunimos 85 emprendedoras de todo el país convocadas por WEAmericas, la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires y Voces Vitales Argentina. Fueron dos jornadas de extremo trabajo, conexión y mucho intercambio de experiencias.

Entre las convocadas había dos grupos, aquellos que iban a buscar nuevas herramientas tecnológicas y otro grupo que quería poner una capa tecnológica a su emprendimiento, ese era el grupo más grande. Me sorprendió ver que herramientas que usaba todos los días fueran una novedad para otras emprendedoras. Eso es genial, porque muchas veces las que estamos insertas en este mundo de startups, pensamos que todo el mundo sabe todo. Me sirvió para pensar que es muy difícil la adquisición de usuarios, y cómo hacer que la tecnología sea para todxs.

Lo que más me gustó es que startups que forman parte de NXTP Labs, el fondo del que formo parte desde sus incicios fueron nombradas como parte del esquema de soluciones tecnológicas. Me sentí super orgullosa que Tienda Nube, Mural.ly y OMLatam sean claves para incorporar tecnología en los emprendimientos. Como todas las redes de las que formo parte, me gusta entrecruzarlas y ayudar a que otros también coloboren.

Al final del segundo día, emprendedoras que el día 1 ni siquiera usaban medios sociales, aprendieron a ser más efectivas con sus campañas de marketing online, a posicionarse en buscadores, a incluir estrategias de inbound marketing para transformar desconocidos en promotores a través del crowdsourcing. Finamente todas hablábamos el mismo idioma y como siempre digo. “No sé cuál es la pregunta, pero la tecnología es la respuesta”.

Dentro del equipo en el que trabajé, generamos un proyecto que buscaba generar una red de apoyo para el lanzamiento de proyectos de la red de Voces Vitales, se llama Mujeres Vitales.  Las invito a todas los que apoyan los proyectos liderados por mujeres que se sumen. Otro de los proyectos que salió a la luz, fue la campaña de crowdfunding de la Fundación Simas, que apoya a emprendedoras de zonas rurales de Mendoza, Argentina. A sumarse!

También les comparto la visión de otra emprendedora de nuestra red, María Celeste Medina, fundadora de AdaIT.

Biografía de la autora:  Nora Palladino es graduada de la carrera Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires y posee un Maestría en Marketing Político de laUniversidad del Salvador. Fue becaria del Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires, docente universitaria y terciaria. Tiene amplia experiencia en comunicación y relaciones públicas en tecnología. Trabajó en el desarrollo de la comunicación del Distrito Tecnológico de la Ciudad de Buenos y el Centro de Atención al Inversor. Fue seleccionada para el Programa Nacional de Mentoreo de Líderes Emergentes de la ONG Voces Vitales en 2011. Se unió al equipo de NXTP Labs en 2011 y actualmente es Regional Marketing Manager del fondo de inversión más activo de América Latina. 

Basta de genios vamos por “scenios”

Basta de genios vamos por “scenios”

Colaboración de Maca Lara Dillon, co-fundadora de Pulso Social y fundadora de Kipus.


 

Estamos muy acostumbrados a leer noticias sobre los genios de Silicon Valley. Mark Zuckerberg, Larry Page, por mencionar un par. Estamos tan -mal acostumbrados-a ello que perdemos de vista que esos genios responden a un contexto, a un escenario o comunidad.

Junto al código postal del SOMA 94107 están universidades como Stanford, Berkeley, Caltech y UCLA al sur del Estado.  Silicon Valley,  está en California un estado tan abierto al cambio y la innovación social  -sí social- , como estricto en el cumplimiento de las leyes y patentes.

Los magos saben que los conejos no se materializan en el fondo del sombrero, saben que el éxito depende de la rapidez y exactitud del truco.  Y que no existe magia, mientras no haya público asombrado.

La idea está clara: los genios son líderes inspiradores, pero son resultado de un escenario que brindó las condiciones para llevar adelante su plan.

Ese escenario excepcional -como Silicon Valley-  solo es posible con la contribución de las personas involucradas.

Las mujeres y el emprendimiento en América Latina

La construcción de una comunidad de mujeres emprendedoras de América Latina, no debe perder de vista que para lograr un entramado sólido, se debe mirar la radiografía completa de lo que representa en nuestra región – la más desigual de todas en el mundo – el ser mujer y optar por emprender.

Ser mujer en términos socioeconómicos en América Latina quiere decir un 25% menos de opciones de acceso a tecnología de la información, un 10 y 30 % menos de remuneración por hacer el mismo trabajo y que – a excepción de Colombia– lo más factible es que quien lidera la empresa sea un hombre.

Las mujeres en América Latina están sometidas y forman parte de un sistema de ideas sexistas que fortalecen el juego de roles alimentado desde el hogar, la escuela y los mass media.  Por que digámoslo con todas las letras: somos una sociedad machista.

El estereotipo del éxito de hombre vs mujer es se resume mas o menos así:

imagendelibromanmeetwoman

 Imagen de libro Man meet Woman, de Yan Liu

Cuando hablamos de emprendedorismo femenino en la región, hablamos que en un alto porcentaje ellas han apostado por el autoempleo  y que a través de los años, esa estrategia de supervivencia pudo convertirse en una empresa, por lo general una PyME.

Según datos de la OCDE, 3 de cada 5 pequeñas empresas en México han sido fundadas por mujeres. Ellas pagan mejor a sus colaboradores y cumplen a tiempo sus deudas.  Las mujeres administran mejor.

Sin embargo, las emprendedoras rara vez buscan crecer mucho más con sus compañías, lo cual resta el impacto que potencialmente pueden tener en la economía y generación de oportunidades.

Es decir, el machismo las empuja a emprender y es el mismo machismo el que les coarta su crecimiento.

Es por esto que es difícil encontrar mujeres que cumplan la función de “role model” en la comunidad de emprendedoras de alto impacto en la región, me refiero, mujeres que lideren empresas de alcance global.

Es decir que aunque tengamos millones de emprendedoras en la región, no contamos de un escenario emprendedor amigable para las mujeres.  Falta comunidad.

Cómo construir un Escenario

Reemplazo la palabra Escenario por Escenio, que se deriva de ¨Scenius¨ una término inventado por Austin Kleon en su libro ¨Show your work” y en donde justamente aborda el tema de la creatividad y la construcción de comunidades.

Kleon propone que dejemos las “vanity metrics” de lado y hagamos foco en eso que podemos efectivamente aportar desde nuestro lugar: todas las posiciones juegan en la cancha, todos tenemos algo para aportar.

La participación de la comunidad tiene sentido, en la medida que todos encuentran un espacio para aportar y ser retribuidos.

La comunidad debe tener en claro el problema  ir ensayando respuestas que derivan en acciones efectivas.

Ya como emprendedora algunos tips para marcar cambios pueden ser

a)    No permitas chistes, ni comentarios machistas en tu entorno.
b)    No respondas preguntas asociadas a tu vida familiar y personal. No importa si es tu próximo
inversionista. A los hombres no les preguntan sobre su paternidad, tú no tienes por qué dar cuentas de tu
maternidad.
c)    No uses tu condición de mujer para no hacer algo relacionado con tu posición. Si no sabes algo, lo
aprendes.
d)  Sal de tu zona de confort y busca socios, inversores fuera de tu grupo familiar.

Biografía de la autora: Maca Lara Dillon es periodista. Con más de 15 años de experiencia en 2008 co fundó Pulso Social, medio especializado en negocios y tecnología en América Latina. Lideró el área de comunicación de NXTP Labs entre 2013 y 2015. Ecuatoriana, reside en Buenos Aires hace 7 años, donde actualmente lidera Kipus, empresa de comunicación y media lab, enfocada investigación, generación contenidos y herramientas digitales. Síguela en Twitter: @macalara

Los beneficios del fracaso

Los beneficios del fracaso

El 28 de abril participé de una charla en la Universidad de Palermo titulada “Mujeres en acción” junto con dos emprendedoras espectaculares que forman parte de nuestro portafolio de empresas: Cecilia Retegui de Zolvers y Priscilla Maciel de Almashopping. El objetivo del encuentro que reunió a unas 40 emprendedoras y wannabes de distintas áreas sobre todo diseño y servicios, era dar a conocer casos de empresas fundadas por mujeres. Nosotros aprovechamos también para presentar la iniciativa de establecer el 12 de diciembre como día de la Mujer Emprendedora en América Latina y el Caribe.

Dentro de los temas que tocamos las oradoras, uno sobre el que volvimos una y otra vez fue el fracaso.

Al ver que todas tocamos el tema, me pareció interesante retomarlo para este post. La cita de Cecilia Retegui es muy acertada porque los emprendedores tenemos una visión distinta de lo que es un fracaso.  Thomas Edison, un inventor serial decía “No fracasé, he descubierto 999 formas de cómo no hacer una bombilla”. Y esa es un poco la visión de la resiliencia que tenemos que tener las emprendedoras para avanzar.

Mi primer emprendimiento que tenía que ver con la tecnología fue un gran desacierto. Quería hacer un proyecto de “historias clínicas universales” su nombre era Doctors&Files, algo de avanzada para 1994. Yo quería que la información acerca de la salud de cada persona, sea propiedad de la persona, no de las instituciones. Que cada médico, cada laboratorio, cada profesional de la salud, reportara en esa historia clínica, la información de la persona asistida. Hasta el día de hoy esto, no es así y la historia clínica la tiene cada organización y no es compartida, ni es de nuestra propiedad. En aquel momento necesitaba conseguir 3 millones de dólares para empezar, sólo para cubrir el costo del hardware. El dinero nunca llegó.  ¿Por qué? Era muy temprano para el mercado: ni siquiera había computadoras en  los hospitales, para las obras sociales y la industria de la asistencia médica, no era core de su negocio. Contar con las historias clínicas digitalizadas, desprotegía  a los médicos frente a las situaciones de mala praxis,  y por supuesto hasta ese momento solo los pacientes y la salud publica podían ganar con este proyecto. Mi hija médica, especialista en salud pública me dice que de haberse desarrollado ese proyecto oportunamente, hoy se podría tener  información mucho más útil que la que generan las muestras que muchas veces se alejan de la realidad.

De este proyecto aprendí a que pensar en grande es bueno, pero que hay que empezar en chico; identificar que en con un proyecto tengo que considerar a todos los públicos involucrados; a poner sobre la mesa, aquello que si “no pasa”, no es viable el proyecto (leyes que lo impidan por ejemplo) y tuve la oportunidad de tener mi primera experiencia de  fundraising. Y finalmente pero no menos importante, a no desarrollar un proyecto como side-project,  y poner todo el foco en hacer realidad el sueño. Es por eso que mis siguientes emprendimientos tuvieron full commitment desde el momento 0.

Entonces, lo cierto es que de no haber “fracasado”, no habría aprendido estas habilidades que hoy son fundamentales para el éxito de mis empresas. De no haber sabido lo difícil y time demanding, que es levantar capital, me hubiese costado mucho más entender a los emprendedores en los que invertimos, y también buscar inversores para el fondo que manejamos en NXTP Labs.

Por lo tanto,  la lección más importante que debemos aprender es que la definición de fracaso es personal. Y que no existen los fracasos como tales, si al final aprendimos algo que nos sirva  para la próxima etapa. Les dejo una inspiradora charla, y de alguna manera divertida,  de J.K. Rowling sobre “Los beneficios del fracaso” publicada por Harvard Magazine.

#foco #consistencia #pasión

 

 

 

 

12 de mayo google hangout: diversidad y emprendimiento

12 de mayo google hangout: diversidad y emprendimiento

Participa del Hang Out Diversidad y Género

Read more →